🏆 Los mejores Calefactores para baño

¿Cuales son los mejores Calefactores para baño?

Cuando los termómetros empiezan a caer con la llegada del frio las muchas capas de ropa de abrigo nos protegen en la calle, pero no hay nada más confortable que el calor en nuestros hogares y áreas de trabajo.

Para hallar una temperatura optima la mejor opción es buen {calefactor con el que lograrlo, aunque la elección de como adquirir no es tan sencilla.

Mejor opción

Orbegozo SP 6000 – Calefactor de baño Split programable

Orbegozo SP 6000 – Calefactor de baño Split programable con mando a distancia, 2000 W, 2 niveles de potencia y modo ventilador, Color Blanco en Amazon

Mejor relación calidad precio

Orbegozo FH 5127 - Calefactor, modo ventilador, calor

Orbegozo FH 5127 - Calefactor, modo ventilador, calor instantáneo, termostato ajustable, 2 niveles de potencia, 2000 W en Amazon

Cecotec Calefactor Eléctrico Bajo Consumo Cerámico Ready

Cecotec Calefactor Eléctrico Bajo Consumo Cerámico Ready Warm 5200 Box Ceramic. 2000 W, Pantalla Digital, IPX2, Temporizador, 3 Modos, Protección sobrecalentamiento, Mando a distancia en Amazon

Orbegozo BB 5002 - Estufa de cuarzo para baño, selección

Orbegozo BB 5002 - Estufa de cuarzo para baño, selección de potencias mediante tirador, emisión instantánea de calor, pantalla orientable, 1200 W en Amazon

Cecotec Calefactor Eléctrico de Baño Bajo Consumo Ready

Cecotec Calefactor Eléctrico de Baño Bajo Consumo Ready Warm 9500 Force. Vertical, 2000 W, Termostato Regulable, 3 Modos, Protección Sobrecalentamiento, 15m2 en Amazon

Orbegozo SP 6000 – Calefactor de baño Split programable


Orbegozo SP 6000 – Calefactor de baño Split programable con mando a distancia, 2000 W, 2 niveles de potencia y modo ventilador, Color Blanco

Orbegozo FH 5127 – Calefactor, modo ventilador, calor


Orbegozo FH 5127 – Calefactor, modo ventilador, calor instantáneo, termostato ajustable, 2 niveles de potencia, 2000 W

Cecotec Calefactor Eléctrico Bajo Consumo Cerámico Ready


Cecotec Calefactor Eléctrico Bajo Consumo Cerámico Ready Warm 5200 Box Ceramic. 2000 W, Pantalla Digital, IPX2, Temporizador, 3 Modos, Protección sobrecalentamiento, Mando a distancia

Orbegozo BB 5002 – Estufa de cuarzo para baño, selección


Orbegozo BB 5002 – Estufa de cuarzo para baño, selección de potencias mediante tirador, emisión instantánea de calor, pantalla orientable, 1200 W

Cecotec Calefactor Eléctrico de Baño Bajo Consumo Ready


Cecotec Calefactor Eléctrico de Baño Bajo Consumo Ready Warm 9500 Force. Vertical, 2000 W, Termostato Regulable, 3 Modos, Protección Sobrecalentamiento, 15m2

¿Qué radiador comprar?

En el mercado hay multitud de modelos, tipos y marcas de calefactores. Vamos a encontrar modelos muy económicos y simples hasta modelos más complejos y caros.
Para guiarte hemos creado tras analizarlos una guía de adquisición de los mejores Calefactores para baño del mercado según el tipo, modelo y coste.

Para elegir el más destacable tendremos que tener en cuenta la potencia calorífica del electrónico , ahora que ella reflejará la proporción de calor que puede emitir. El tipo y el tamaño del radiador, sabiendo el lugar donde lo instalaremos y la necesidad de calor de dicho espacio y por último y no menos sustancial el consumo del electrónico ya que ello influirá en la factura de la luz.
¿Qué tipos de calefactores puedo encontrar?

En dependencia del lugar donde lo instalemos y del espacio deberemos elegir un tipo y otro.

Calefactor de aire

Este tipo de equipos funcionan con una resistencia eléctrica metálica, la cual se calienta y por medio de un termo ventilador, emite aire caliente. La función principal es que el aire ardiente expulsado por el conjunto reemplace al aire frío del espacio, oséa, exita por convección.
Son especiales para espacios pequeños o para ser utilizados de modo personal. Hay una sucesión de calefactores destinados para ser usados en espacios húmedos como baños y cocinas, para eso tienen una protección particular contra la humedad.

Calefactor cerámico

Un radiador cerámico trabaja mediante el calentamiento de una resistencia eléctrica hecha de material cerámico como el cuarzo. Tienen una cámara reflectante que permite que el calor generado en el equipo se extienda en el resto de la estancia.
Se aconseja el uso de esta clase de equipos para esos que requieren ambientes de mayor humedad, ya que este tipo de calefactores consumen menos oxígeno del espacio y entonces son menos secos que los radiadores eléctricos habituales.

Calefactor infrarrojo

Los radiadores de aire y cerámicos, calientan por convección, reemplazando el aire frío por aire caliente. Su primordial desventaja es que calientan de manera unidireccional y emplean mucha energía para calentar, por lo cual son ineficientes en espacios grandes.
Los calefactores infrarrojos, calientan la habitación de modo traje, es decir, emiten calor envolvente de manera que calientan el espacio de modo integral desde las paredes hacia techo y suelo. Son más recomendables para mantener la humedad ambiental.

Calefactor de aceite

Esta clase de calefactores, son los comúnmente conocidos como radiadores. Trabajan mediante el calentamiento de un fluido termo-conductor como lo es el aceite mineral. Mediante unas placas o bien paneles, se exita a una temperatura ya definida y establece un trueque de calor con el espacio.
Estos radiadores, vienen en diferentes tamaños y capacidades. El número de paneles determinará la aptitud calorífica del conjunto y se recomiendan para espacios de más grande tamaño como el salón, oficina o habitaciones enormes.

Calefactor de gas

Por medio de la combustión de gas propano o bien butano, este tipo de calefactores calientan el ambiente por medio del trueque de calor. Se llaman estufas de gas y son muy populares en espacios abiertos, con enorme ventilación o de grandes dimensiones.
Es por ello, que solemos verlos en espacios públicos como terrazas, bares, plantas de hoteles y viviendas con enormes espacios de estancia. Son muy efectivos, económicos y simples de usar. No recomendamos su uso interior debido al peligro del material inflamable.

Calefactor de gas

Por medio de la combustión de gas propano o butano, este tipo de radiadores calientan el ámbito por medio del trueque de calor. Se los conoce como estufas de gas y son muy populares en espacios libres, con enorme ventilación o de enormes dimensiones.
Es por esto, que acostumbramos a verlos en espacios públicos como terrazas, bares, plantas de hoteles y casas con enormes espacios de estancia. Son bastante prácticos, económicos y fáciles de utilizar. No sugerimos su uso interior debido al riesgo del material inflamable.

Calefactores mini

Los calefactores mini o bien calefactores personales, son un género de radiadores que por su tamaño y potencia, se emplean de modo individual, ya que el radio de acción tiende a ser pequeño. Pueden ser de aire, cerámicos o infrarrojos.
Son comunes en lugares de trabajo como áreas de trabajo. Aunque además se emplean como calefactores particulares en espacios pequeños de la casa. En varias casas los utilizan como sustitución de los antiguos braseros de las mesas camillas.

Calefactores de pared

Se usan de manera muy semejante a los acondicionadores de aire tipo split. Tienden a ser calefactores de aire o bien cerámicos y se utilizan en muchas áreas de casas u oficinas. Son muy eficientes, discretos y gran diseño.
Generalmente, se instalan en las parte altas de las paredes con expulsión de calor de forma descendente. Son muy fáciles de disponer y utilizar; algunos tienen la práctica función de un mando, programación de encendido o control de temperatura por termostato.

Calefactores Industriales

Los radiadores de gran tamaño y capacidad, se les conoce como calefactores industriales. Son equipos de motores muy potentes y se utilizan para regular la temperatura de grandes espacios como naves, grandes estancias, hoteles y otros espacios de importante tamaño.
Estos calefactores usan sistemas como propulsión de aire, de gas o bien de centro cerámico. Son por lo general de gran tamaño y su aplicación no se aconseja para uso familiar, ya que su gran potencia y tamaño se hace excesivo en pequeños espacios.